La bióloga e investigadora Sarah McAnulty cree que la figura del científico no se encuentra representada de forma real en películas y series de televisión. Por esta razón pensó que era necesario cambiar esa imagen, que llega a la mayor parte de la sociedad, entre los estudiantes de todos los niveles educativos. Pero, ¿cómo?.

En 2017, McAnulty puso en marcha ‘Skype a Scientist’, un programa que conecta a alumnado y profesionales de todo el mundo mediante videoconferencias a través de la conocida herramienta de comunicación de Microsoft. Los docentes interesados pueden apuntarse a esta iniciativa completando un formulario desde la misma web. El principal objetivo es que los estudiantes tengan la posibilidad de conocer el trabajo de un científico en su lugar de trabajo y mantener una conversación didáctica para resolver sus dudas en relación a la especialidad del profesional en cuestión.

Desde su creación, esta plataforma ha conectado a más de 9.000 aulas con más de 4.000 expertos en distintos campos como la química, ingeniería, biología o neurociencia, entre otros, y se accede mediante registro. Si eres docente, sólo tienes que registrarte de forma gratuita a través de un formulario online. Una vez enviado, el equipo de ‘Skype a scientist’ se pone en contacto con el centro, acuerda el momento adecuado y realiza la ‘conexión’. Los investigadores se encuentran en todas las partes del mundo, por lo que se puede elegir aquellos con la posibilidad de hablar más de una lengua.

Los docentes pueden elegir el experto que más le interese según el nivel educativo, aunque hay que tener en cuenta un aspecto importante: no se trata de un monólogo  en el que solo habla el profesional. Así que una vez elegido, el alumnado tiene que preparar un cuestionario -que se encuentra en la web- con la finalidad de recabar información sobre el trabajo e investigación del científico, además de ampliar conocimientos relacionados con su especialidad. Las charlas tienen una duración aproximada de una hora y durante este tiempo los estudiantes formulan preguntas y pueden visualizar el trabajo del investigador que han elegido. Estas conexiones están pensadas para grupos (de un mínimo de siete personas) y orientadas tanto para escolares de Primaria como universitarios o adultos interesados en la ciencia.

El programa pone a disposición de los docentes y el alumnado diversos recursos para preparar la charla con el experto. El profesorado cuenta con material audiovisual, como videos de profesionales explicando el lado positivo de la ciencia, blogs con información científica o incluso un documento denominado ‘Oportunidades STEM para alumnos de Secundaria’ en el que se exponen los requisitos exigidos para acceder a lugares como la NASA.

 

[Fuente: educaciontrespuntocero.com]