Los españoles seguimos a la cola de Europa en el nivel de inglés y hemos empeorado por quinto año consecutivo, según el ránking mundial EF EPI, conocido este martes y en el que han participado cien países no angloparlantes, situándose España en el puesto 35.

Los autores de la novena edición de este estudio han puesto el foco en el bajo nivel de formación de los profesores de inglés como una de las causas del fracaso del modelo de bilingüismo español. Con una nota del 55,46 puntos, nuestro país ha caído 0,39 puntos con respecto al año pasado (55,85 puntos) y tres posiciones (ocupaba la 32).

 Se necesitan recursos para la formación de los docentes españoles. La mejora en el inglés pasa primero por los poderes públicos, luego por las compañías y por las personas. Entre las comunidades autónomas, la mejor puntuación la consigue País Vasco, Madrid y Navarra y lo contrario sucede con Baleares y Extremadura. De 2016 a 2019 todas las regiones españolas han bajado en su nivel de inglés. Por ciudades, Barcelona y después Madrid son las ciudades mejor clasificadas.

España se sitúa a nivel medio del dominio de inglés, a la altura de Hong Kong, China o India, y significa que podemos entender las letras de las canciones, escribir mensajes de correo profesionales sobre temas conocidos o participar en reuniones en el área de conocimiento propia. Cierra la clasificación, con un nivel muy bajo, Libia. Respecto a Europa, solo superamos a Italia, Bielorrusia, Rusia, Ucrania, Albania, Georgia, Turquía y Azerbaiyán.

Las mujeres, en general, son las que suelen tener mejor nivel de inglés así como las personas más jóvenes.

En esta edición los Países Bajos (con una nota de 70,27 puntos) han reemplazado a Suecia como número uno del ránking, que pasa a ocupar el segundo lugar, seguido por Noruega, Dinamarca, Singapur, Sudáfrica, Finlandia, Austria, Luxemburgo y Alemania. Dentro de la UE, Portugal, Croacia, Hungría y Lituania han mejorado «notablemente», mientras que Luxemburgo ha empeorado de «manera significativa», señala el estudio.

Para mejorar nuestro inglés, estos expertos han propuesto hacer posible que la televisión y las películas se difundan en versión original subtitulada en lugar de doblada, y potenciar las acreditaciones normalizadas para certificar los cursos de inglés.

 

[Fuente: abc.es]